Puente de San Sebastián

Puente de San Sebastián

Puente de San Sebastián

El Puente de San Sebastián de Avilés con más de 123 años de vida es un símbolo del cambio hacia la modernidad, sin olvidar la tradición, que ha experimentado la ciudad en las últimas dos décadas, con la creación del Centro Niemeyer y la transformación del viejo puente de hierro en uno de acero más moderno, seguro, cómodo y lleno de color. 
 
El puente de San Sebastián ha ido cambiando su imagen al compás de los tiempos. Primero fue de piedra, después de hierro, como demuestra un vestigio de la época que decora el paseo de la ría. Actualmente el puente de San Sebastián es de acero con tantos colores como el arcoíris. 
  
Los 42,5 metros de largo, 5 de alto y 7,2 de ancho de estructura de hierro (de los que hoy queda un fragmento situado en el paseo de la ría, como testigo del pasado) fueron a parar, en parte, a los hogares de muchos avilesinos.

El puente, tal y como se conoce en la actualidad, fue construido en 2006, fue sustituido por una réplica del original en acero con un cromatismo que lo ha convertido en un signo distintivo y en un icono de la ciudad.

Más Cosas Para Ver en Avilés